cucaraachas

Cucarachas

Relato de Antonio, publicado en “Firmas”, una nueva sección de Manerasdevivir.com.

Durante un tiempo estuve viviendo en Madrid. Yo, que soy más de pueblo que las cabras. Vivía en un tercero de la calle Embajadores de unos cincuenta metros cuadrados. Era un zulo de mala muerte con una plaga de cucarachas del quince. No me podía explicar cómo en tan pocos metros podían vivir tantas cucarachas juntas. El piso, se lo habíamos alquilado a un tío con una pequeña ceguera, o algo así. Curraba vendiendo cupones para la ONCE, pero se desenvolvía bien. Eso sí, era cerdo como él solo. El cabrón nos había dejado mierda para regalar y una infección de tres pares de cojones. Después de hacer la limpieza de rigor y la mudanza seguían saliendo cucarachas a montones, parecía que cada vez había más. Era increíble. Estabas comiendo y veías como una cucaracha corría por enfrente de ti, otra salía del baño, y así. Al dormir, apagaba la luz y escuchaba montones de patitas recorrer el cabecero de la cama, la mesita de noche… Vivía entre cucarachas, pero no tuvieron suerte. Ni lo asumí ni me resigne. Un día, me arme de valor. Las trampas de los chinos no hacían absolutamente nada, así que baje al Mercadona y empecé a echar en la cesta de todo. Lejía, aguarrás, amoniaco, suavizante… Además de líquidos y mas mierdas aposta para matar bichos. Llego un momento que no sabía ni lo que metía al carro. No se cuanta pasta me dejaría pero no me arrepiento en absoluto. Al llegar a tan dulce hogar, cogí un cubo, lo llene con un poco de agua y empecé a mezclarlo todo. Salía algo así como vapor, el vapor del infierno. Ellas o yo. Esa era la cuestión. Casi muero asfixiado, y tuve que estar un par de días sin aparecer por allí, pero al tercer día, cuando llegué no quedaba ni una puta cucaracha viva, todas boca arriba y un pestazo a veneno que tumbaba. Pero a mí me olía a gloria bendita. Decidí que, por prevención, ese día tampoco dormiría ahí, pero esa noche, dormí tranquilo. Si una guerra nuclear no puede con las cucarachas, yo podía decir que había podido, y bien. Durante el resto del tiempo que estuve allí no volví a ver ni un bicho.

Me mude a la capital porque al presentarme a un examen de prueba de acceso y aprobarlo con nota, decidí que podía ponerme a estudiar algo relacionado con el sonido. En el instituto me cogieron, claro, con esa notaza era de esperar. Eran otros tiempos y la política dictatorial todavía no se había propuesto asesinar del todo a la escuela pública, así que si tenías nota, lo lógico es que no tuvieses problemas para entrar.

El instituto estaba chulo y la gente era del rollo, aunque el fenómeno rave estaba empezando a pegar fuerte y se noto el daño. Aún así, hicimos un par de huelgas para protestar contra Bolonia. Quedaba al lado de una comisaría de policía, en Pan Bendito. Mi viaje diario en el metro iba desde Legazpi hasta el gueto. En unos veinte minutos, y tras dos trasbordos, estaba en la parada final, y andaba otros siete u ocho minutos hasta el instituto.

A los tres o cuatro meses de estar estudiando sonido, me di cuenta de que no me gustaba ni motivaba absolutamente nada. Era curioso, no lo niego, pero no me llenaba. Descubrí que grabar sonido o imagen no era lo mío. Yo necesito a un tío que haga eso, lo mío son las canciones. En la asignatura de radio me aburría igual. Lo mismo. Me gusta ser el entrevistado. No es una cuestión de ego ni nada de eso, tampoco es que me chiflen las entrevistas, pero lo mío es otra cosa. Soy más de cuerdas, papel y boli que de botones. Sin más.

Casi todos los fines de semana me volvía al pueblo. Madrid está a una hora y poco de aquí en el tren, y antes, era más económico que ahora. Así que, con la beca (si, antes daban becas) y todo, me lo podía permitir. Además, no iba absolutamente todos… Hubo uno de los findes que me quedé allí, en el piso radiactivo. No pise la calle. Me pase el tiempo tocando, estudiando algo, escuchando a Lou Reed y rascándome las bolas en general. No tenía mucho que hacer así que el lunes por la mañana estaba bien descansado. Me levante y tiré para el “Pamben”.

En el trayecto en metro me empezaron a resultar raras algunas cosas. Pude coger todos los diarios gratuitos, y eso que a la hora que pasaba era más difícil conseguirlos, además, no había tanta gente ni tanto trajín como el resto de días, no sé, no me pare mucho a pensarlo y seguí a mi bola leyendo un libro de autoayuda que nos habían mandado en una asignatura y que, por cierto, era bastante malo.

No había coincidido con ningún compañero en el metro, ni con ningún alumno que conocía de vista, de los recreos o la cafetería. Seguí sin darle importancia.

Al bajar del metro hacia un Sol de puta madre y apenas hacia frio. Andaba a buen ritmo, cuando camino solo suelo ir rápido. A mi rollo, pero al pasar por una farmacia y ver el letrero fluorescente me di cuenta de la movida. Había llegado una hora antes. Al estar todo el fin de semana desconectado no me había percatado de que habían cambiado la hora. Ahora eran las siete, cuando deberían de ser la ocho. Pensé en meterme a la cafetería del instituto para hacer hora mientras seguía mirando el luminoso de la serpiente, eso no era problema. En eso pensaba hasta que note que alguien me daba en la espalda. Al darme la vuelta tenia frente a mí a un gitano de gaupasa, de casi dos metros de alto, por otros dos de ancho, con resquicios de farla en la nariz, las pupilas bien dilatadas y un pistola en la mano que se le marcaba, despejando toda duda, a través del bolsillo. Como en esa escena de “El Bueno, el Feo y el Malo”, donde Eastwood encuentra a esos tres mariachis que se quieren llevar su botín, que en ese momento es el gran Eli Wallach. Y dispara, sin necesidad de sacar la fusca del bolsillo.

Que acojone primo.

Me decía que no me pusiera nervioso, y que tenía una pistola, que caminara y que le diese lo que tenia. Lo de la pistola ya me lo había cantado sin necesidad de abrir la boca. Cuando se vio seguro, por callecillas en las que yo no había estado nunca, me saco la pasta. Solo tenía diez pavos. No tenía pinta de necesitar la pasta para comer ni mucho menos. Se las daba de patriarca, y de importante. De camello de los tochos. Me pregunto mi nombre. Le dije que me llamaba Antonio, y me dijo que nunca olvidaría mi nombre porque él se llamaba igual. No dejaba de apuntarme en ningún momento, y así, sin dejar de hacerlo se piro con el billete. Tiene guasa, pero le pregunté cómo debía ir hacia el instituto y me lo dijo. Un favor por otro, pensé, hijo de la gran puta.

Ni siquiera se me paso por la cabeza denunciarlo. No tenía ganas de tratar con picoletos a esas horas. Además, no serviría de nada.

Tire rápido hacia la cafetería del instituto, buscando un poco la calle, andaba por terreno desconocido y todavía me estaba imaginando la pipa del gitano mañanero apuntándome. Al final llegué, pedí un café y me puse a pensar en la anécdota. Hay que ser ruin para robar diez euros, diez putos euros. Y sin tener hambre. Si me hubiera dicho que se iba a pegar un buen palo al banco de España lo habría acompañado. Un robo tocho, a los ricos, y que te saque de pobre. Pero robar de igual a igual me parece rastrero, irrespetuoso y, además, un problema gordo. Esa falta de respeto es un punto importante para que los iguales no nos unamos contra los poderosos. Menos mal que no soy para nada racista, y sigo teniéndole el mismo respeto al pueblo gitano, a ese pueblo que se han empeñado en desterrarlo a los guetos. Sigo teniendo respeto por esa sangre gitana que corría por las venas de Camarón, La Faraona y Ron Wood. Pero ese menda, es el menda que enfocan las cámaras de televisión cuando quieren criminalizar a un sector de gente. Es el típico hijo de puta que se lo pone fácil al sistema para seguir alimentando el fascismo.

En todo eso, sin caer en generalismos, pensé mientras me tomaba el café. Al terminarlo decidí volverme al piso y que le dieran por culo a todo. Ese día, incluso el calor de las cucarachas me hubiese parecido más humano.

Antonio Abengoza

 

97_imagen

¿Crónica? de nuestro paso por el Carajo Rock

No solemos poner por aquí las crónica de los conciertos, para eso usamos mas los Facebook y Twitter Oficiales de la banda, pero esta nos ha llamado la atención realmente…

Esta es la “crónica” que se ha marcado la gente del blog musicaquintanar.com, aun lo estamos flipando. Si lo que buscas es saber si el bolo fue bueno o malo, o que canciones tocamos… vas mal. Aquí solo se habla de lo malos que somos como personas, menos mal que la opinión del público (que es la que más nos interesa) queda bien reflejada en los comentarios que ha puesto la gente, desde aquí les damos las gracias. No sabemos muy bien porque se asustaron tanto, ni que esperan ellos del Rock and Roll.

http://musicaquintanar.com/carajo-rock-2013-cumplio-con-sus-objetivos-solidaros/

46_noticia

¿Te abandonaría el por un veraneo?

El mundo de la cultura en contra del abandono de animales.

“¿TE ABANDONARÍA ÉL POR UN VERANEO?”

Cristina Narbona, Julia Otero, Maria León, Rosa Montero, Blanca Suárez, José Mota, Julia Navarro, Jorge Javier Vázquez, Juanjo Puigcorbé, Carmen Rigalt, Lluís Homar, Kira Miró, Vicente Romero, Julián Hernández, Leiva de Pereza, Rubén Pozo de Pereza, Marcos Ana, Mariam Hernández, Patricia Montero, Reincidentes, Boikot, Sidecars, Ciuco Guttiérrez, Antonio Zabálburu, Mario Valdivieso, Yeska, Jesús Olmedo, Ruth Núñez, Fernando Andina, Julián López…

junto con la FAPAM, Federación de las Asociaciones de Protección Animal de la Comunidad de Madrid, lanzan la campaña

¿TE ABANDONARÍA ÉL POR UN VERANEO?

para sensibilizar de las escalofriantes cifras de animales de compañía abandonados en nuestro país en estas fechas.

Cada 3 minutos se abandona un animal de compañía en España.

Más de 300.000 animales son abandonados anualmente en nuestro país, y en la Comunidad de Madrid superan los 10.000 al año.

Para la campaña tenemos cesión del cortometraje protagonizado por Federico Luppi y el perro Pancho dirigido por Miguel Romero “Divina Justicia” que trata magistralmente sobre el abandono de perros en vacaciones.

http://www.youtube.com/watch?v=KxGYK8K0uow

Con la llegada de las vacaciones el número de animales abandonos crece alarmantemente, aunque durante todo el año perros y gatos son dejados, esta campaña quiere concienciar contra el abandono en la época estival, y ofrecer las múltiples opciones para que nuestras mascotas no sean dejadas en el periodo vacacional. Y mostrar la crueldad a la que estos perros y gatos se enfrentan ya que la mayoría de ellos mueren agonizando por atropellos, por malos tratos, muerte lenta por inanición…y además son involuntariamente causa de accidentes de tráfico.

Han aumentado el número de perros y gatos de raza abandonados, así como el número de mascotas de edad media y adulta que se encuentran en situación de abandono.
Las protectoras están desbordadas y su capacidad supera con creces el 100%. La crisis ha golpeado duramente a nuestras mascotas ya que el número de perros y gatos abandonados por problemas económicos ha crecido alarmantemente. Las protectoras están en una situación límite por este número creciente de animales en nuestras calles y carreteras, mientras su financiación ha decrecido drásticamente ya que las asociaciones de protección animal son de financiación privada y el número de socios ha descendido en el último año en torno al 50%.

Una tenencia responsable incluye saber gestionar el periodo vacacional y no deshacerse vilmente de nuestra mascota con la llegada de las vacaciones, opciones como las residencias caninas, los paseadores, las casas de acogida, el dejarlo con un amigo o familiar, optar por hoteles o apartamentos que admitan mascotas (creciente en nuestro país año a año)…

En países como Suiza, Alemania, Holanda o Suecia el abandono de animales es apenas inexistente y España tiene el vergonzoso record de Europa de número de abandonos, mientras que nuestros animales abandonados son adoptados mayoritariamente en países como Alemania. Por eso es tan importante el apoyo que los medios podéis darnos para fomentar la adopción de perros y gatos, y para concienciar que nunca debemos abandonarlos. “¿TE ABANDONARÍA ÉL POR UN VERANEO?”
Se podrá seguir nuestra campaña en:

http://www.fapam.org/

https://www.facebook.com/fapam.madrid

https://es-es.facebook.com/AdopcionesFapam

Ayer nos entrevistó Javier Gallego “Crudo” con motivo del concierto que dimos por la noche para Arte por la Paz. Pincha en la noticia completa para acceder a la entrevista.

Os dejamos por aquí el podcast del programa de ayer en Carne Cruda, podéis escuchar “A por ellos” y una breve entrevista, además de oír a José Díaz y Santi Gimeno, de la escuela de cine Abidin Kaid Saleh, y Abdulá Arabi, delegado del Frente Polisario en Madrid. Además, del bloguero egipcio Kareem Amer, que fue encarcelado por el régimen de Mubarak por sus escritos. También estuvieron Jordi Skywalker, Rubén Pozo, Calambres, y Nacho (Arte por la Paz) con entrevistas y acústicos. Lo dicho, todo un lujo.

http://www.cadenaser.com/sociedad/audios/carne-cruda-activismo-sahara-occidental-egipto/csrcsrpor/20130502csrcsrsoc_9/Aes/

41_noticia

CRÓNICA REINCIDENTES + YESKA. SALA LA SALA LIVE! MADRID

Primera Crónica del Viernes desde RockCultura a cargo de Chema Granados

SALA LA SALA LIVE!. Madrid. 08/03/2013

YESKA

En un fin de semana de infarto en Madrid en cuanto a convocatoria de conciertos y eventos, se presentaba en la sala Live! La banda Reincidentes, una de esas formaciones resistentes a todo tipo de trasiegos existenciales, y que se mantienen fuertes y vigorosos a pesar de los años de vida profesional, y todo el bagaje consiguiente. Parece que la reafirmación, es un buen método para encontrar la salud mental y creativa. Esta sensación nos produjo su show: un alegato integral a la reafirmación de los valores morales, políticos y sentimentales. Un grito exacerbado contra la ignominia que gobierna este mundo desalmado en el que habitamos. Un show donde prevalece el musculo y la arrogancia poética, y un desmedido ejercicio apostasía contra las desigualdades sociales, a golpes de punk y rock.

Abrieron la noche Yeska que llegaban desde Herencia (Ciudad Real) para intentar inocular en los asistentes el eléctrico sabor del rocanrol. Y lo hicieron con nota. Solo les bastaron dos temas, para encontrar ese misterioso hilo conductor que conecta al músico con el que escucha. Se llama transmisión, y Yeska saben encontrar esa onda extraña y difusa, que viabiliza que las emociones se enciendan. Su música rezuma integridad y sinceridad, dos valores que magnifican sus composiciones. Actitud insolente, pujante, y autentica vitalidad. Su juventud ejerce como acicate, porque de su potencia natural, emana todo un mundo de posibilidades. Comenzaron con “Cruce De Caminos” “A Saco” y “Pintadas”.  Mucha fuerza. Y como comentaba, el público recibiendo toda es nebulosa de decibelios distorsionados y ritmo demoledor. Continuaron con un blues retorcido y espinoso que causo impacto, y luego, “El Cristo De Los Perros”, “A Por Ellos”, “Acompañante” una canción deliciosa y afectiva, “Los Chicos” “El Tren Del Fracaso” y “Corazón De Generación”. Yeska se ha ido conformado desde la salida de su primer larga duración, “Diez Ases En La Manga” como una de las bandas emergentes con más potencial creativo, aunando poseía urbana, sentimentalismo guerrillero y actitud. En necesario que se les dé una oportunidad, para poder expresarse en los ámbitos adecuados, y sobre todo, que tengan todo el apoyo de los que verdaderamente aman el rocanrol.

REINCIDENTES

Reincidentesaparecieron en escena arropados por el clamor general de la sala. Muchos incondicionales de todas las edades, en torno a una banda fetiche del rocanrol más guerrillero que ha dado este país. Ofrecieron un show extenso, con un set list compuesto por 29 temas. Los primeros acordes de “Huracán” se encargaron de caldear el ambiente, que fue subiendo progresivamente de intensidad a medida que iba progresando el show, compuesto por canciones de todas las épocas de la banda como “Nazis Nunca Más” “Cucaracha” “Sahara Adelante”, su canción himno “La Republicana” o “La Ciudad De Los Sueños”. Toda una antología bien milimetrada de su evolución, con un trasfondo de remake existencial.  Fernando Madina se convierte en el actor más importante de la obra, y su capacidad de gobierno, hace que todo lo que se genera en el escenario llegue al público de forma contundente. Todos son músicos con bagaje, y disfrutan abiertamente en el escenario.  El resultado final, un espectáculo coherente y reivindicativo, con un espacio muy importante reservado a la acción política y social, y muchos destellos punk. No podían faltar canciones esenciales, y no faltaron: “Jartos De Aguantar”, “Ay Dolores”, “Andalucía Entera” y “Vicio” coreada masivamente por los asistentes que entre pogos, celebraban con ímpetu el final de un concierto apoteósico. Reincidentes, están  donde tienen que estar, y nunca dejaran de estar. Esa noche, lo dejaron muy claro, y el mensaje, ha sido recibido.

CHEMA GRANADOS

 

Pincha aquí para poder verla con fotos: http://rockcultura.es/reincidentes-yeska-sala-la-sala-live-madrid

19_noticia

Estrenamos sección: Tras unas gafas de sol

Tras unas gafas de sol es la nueva sección que hoy mismo estrenamos en ZonaRuido. Una sección que bien podíamos haber llamado El rincón de Antonio, o La columna, por Antonio Sarmiento, pero claro… ¿Sabríamos quién es Antonio Sarmiento en cuestión? Así con estos datos, lo más seguro es que no, pero si seguimos ahondando en los apellidos, os sonara más… ¿Y si decimos Antonio Abengoza? Ahora sí, ¿No? Efectivamente, Antonio “Yeska” será el encargado de ésta sección, su sección.

Tras unas gafas de sol es la nueva sección que hoy mismo estrenamos en ZonaRuido. Una sección que bien podíamos haber llamado El rincón de Antonio, o La columna, por Antonio Sarmiento, pero claro… ¿Sabríamos quién es Antonio Sarmiento en cuestión? Así con estos datos, lo más seguro es que no, pero si seguimos ahondando en los apellidos, os sonara más… ¿Y si decimos Antonio Abengoza? Ahora sí, ¿No? Efectivamente, Antonio “Yeska” será el encargado de ésta sección, su sección.

Tras varias colaboraciones con ZonaRuido, prácticamente desde que empezamos a funcionar, hace ya casi dos años, siempre ha estado dispuesto a escribir unas líneas para nosotros. Jamás hemos recibido una negativa por respuesta cuando le hemos pedido algo. Hace unas semanas supimos que le hacía ilusión tener su propia columna, en la que poder expresar lo que lleva dentro, tenga o no que ver con la música. Una sección en la que poder desahogarse un mal día; en la que poder denunciar las injusticias que ve a su alrededor; en la que poder compartir buenas noticias; una sección que, a fin de cuentas, le permita dejar un cachito de sí mismo.

Él ha sido también el encargado de darle a la sección ese nombre con sabor añejo, a los años 80, con un guiño a ese tema de Leño, ¿Dónde está la salvación? Desconozco si Rosendo tenía la respuesta a esa pregunta. Desconozco también si Antonio Yeska la tiene. Pero si no la tiene, estoy segura de que mes a mes, nos irá dando pistas para llegar hasta ella. Eso sí… siempre… Tras unas gafas de sol…

[Ya puedes leer el primer artículo pinchando aqui.]

escribir

Carne de canción

Última Editorial del año 2012 para Zona Ruido, a cargo de Antonio, vocalista de Yeska, sobre gente que intenta vivir de la música sin hacer música, ni oír música, ni mucho menos consumir música en directo. También para los que viven la música. Aquí hay para todos. Pasen y vean.

En octubre (o así), Olga me pedía que escribiese la Editorial de noviembre para Zona Ruido. Con un poco de retraso, aquí la entrego. Al principio no sabía muy bien sobre que escribir. Y esa, ha sido una de las razones de la tardanza. Tampoco quería buscar un tema recurrente, y hablar de crisis mezclada con música. Estoy harto de oír la palabra “crisis” por todos sitios. Sé que hay crisis, pero si echas la vista hacia atrás varios siglos verás que el mundo siempre ha estado en crisis. Casi se podría decir que el mundo lleva en crisis desde que es mundo, y seguirá así hasta que deje de serlo. Que hoy puede que te toque a ti, pero si piensas un poco más allá, te darás cuenta de que no eres el único, y que los culpables de todo siguen siendo los mismos de siempre.

En fin, con estas de no hablar de crisis, me planto delante de un folio, con la guitarra cerca. Día tras día. Normalmente el folio siempre termina con dibujitos y frases que, contra mas las leo, menos me gustan. Hasta que un día, como por arte de magia, sale una canción, o un relato, o lo que sea… Cualquier cosa de esas que salen y sientes como que te quedas hueco por dentro, totalmente vacío, como que has expulsado todo lo que tenias dentro de ti. Es una sensación muy reconfortante, aun mirando el folio con cierto miedo, miedo de que ya hayas dado todo lo que podías dar… lo mejor de ti. ¿Quién sabe si volverás a escribir algo que te llene? Algo digno, auténtico, macarra o tierno.

Escribir una canción, a veces, es cuestión de diez o quince minutos. Sin comerlo ni beberlo, sale algo que realmente te gusta, te llena y te emociona. Casi sin esfuerzo en ese momento, porque supongo, que ese es el resultado de quebrarte la cabeza y el corazón durante muchos días de sequia. Otras veces, trabajas sobre algo y el proceso compositivo dura días, semanas o incluso meses. Algunos proyectos quedan apartados u olvidados y luego, al tiempo, se vuelven a retomar. O no. Simplemente son pasos que complementan tu aprendizaje.

A mí, no me sirve ninguna ley, ni ninguna clase de teoría para que salgan cosas. Simplemente no me pongo ninguna barrera: Si gusta se queda, y si no, a la mierda. Y los prejuicios o etiquetas que se los coma otro, que a mí, en ese sentido, no me van para nada. Además, hay muchos que disfrutan en exceso con ese plato.

Esta chapa (o editorial) viene dada a que a lo largo del tiempo, me he dado cuenta de que lo que más me gusta de la música no es ni el circo, ni el directo, ni la pasta (cosa de la que todavía no puedo opinar…), ni ensayar, ni conocer mundo… Puede parecer extraño, pero lo que más me gusta de la música, es eso, la música. El proceso creativo, dar forma a tus ideas, moldearlas, plasmarlas y transmitirlas. Ya sea solo o en conjunto. Discutir sobre que sonido va mejor en este pasaje, sobre quien acompaña a quien… Investigar en las grandes enciclopedias, que no son otras que los discos, para aprender más. Me encanta eso de encerrarte durante horas y salir con algo nuevo bajo el brazo. Sin poder dejar de pensar en otra cosa después. Pensando en que será lo mejor para la canción, sin que nada mas importe, porque en la música, creo que las decisiones más importantes se deben tomar pensando en lo que sea mejor para las canciones. Todo debe de girar en torno a ellas. Todo lo que no sea así, ya me empieza a parecer parte de un negocio que nada tiene que ver con lo que se crea de la nada, sin moldes. Es algo grande reconocerlas, nacen solas para no morir nunca.

Y, bueno, una vez explicadas mis prioridades, me despido con la opinión plasmada en un folio, pero no sin antes dar mi más sincero pésame a los tributos, porque esas sensaciones transmitidas son algo que ellos jamás podrán experimentar. El único músico vivo, para mí, siempre será el que tiene la necesidad de crear. Puede que seamos mercenarios, pero ese no es el tipo de trabajo que hacemos por encargo. Como decía Lichis, somos carne de canción.

Aquí el enlace para verlo desde Zona Ruido: http://www.zonaruido.com/editoriales/2012/2817/Carne-de-cancion.html